lunes, 15 de diciembre de 2014

Oda al día feliz

Y sucede que cada vez me cuesta más, saber donde acaba Neruda y donde empiezo yo mismo. Y sucede que hace tiempo que decidí dosificármelo para no quitarle cantos a mis labios...
Y, sin embargo, cuando se me aparece, me alegro tanto, tanto, tanto...

Esta vez dejadme
ser feliz,
nada ha pasado a nadie,
no estoy en parte alguna,
sucede solamente
que soy feliz
por los cuatro costados
del corazón, andando,
durmiendo o escribiendo.
Qué voy a hacerle, soy
feliz.

Soy más innumerable
que el pasto
en las praderas,
siento la piel como un árbol rugoso
y el agua abajo,
los pájaros arriba,
el mar como un anillo
en mi cintura,
hecha de pan y piedra la tierra
el aire canta como una guitarra.

Tú a mi lado en la arena
eres arena,
tú cantas y eres canto,
el mundo
es hoy mi alma,
canto y arena,
el mundo
es hoy tu boca,
dejadme
en tu boca y en la arena
ser feliz,
ser feliz porque si, porque respiro
y porque tú respiras,
ser feliz porque toco
tu rodilla
y es como si tocara
la piel azul del cielo
y su frescura.

Hoy dejadme
a mí solo
ser feliz,
con todos o sin todos,
ser feliz
con el pasto
y la arena,
ser feliz
con el aire y la tierra,
ser feliz,
contigo, con tu boca,
ser feliz.

Pablo Neruda

2 comentarios:

Marina H.a. J. dijo...

Qué bueno. Muy positivo! Por qué no pones el botón de google plus para que la gente que lo lea lo pueda compartir?? (Es una idea)

Neftalí dijo...

Done!!!! Thanks!!!