martes, 22 de septiembre de 2009

...silencio

Silencio de calcetines rotos que no podré zurcir, ¿de qué valdría ahora si aquellos agujeros dejaron que se te escapara el alma?

Silencio de brechas en la piel y soleadas campiñas regadas de quietud...

Silencio de voces acalladas en la infinitud de tu ausencia...

El desencuentro dura todas las eternidades que haga falta. Tu mano en mi corazón, como alguna vez robaba mi espalda, se acaba disolviendo en el azul del mar, un mar oscilante que se queda colgado del cielo. Ya no recuerdo tu voz, ya no recuerdo ni siquiera como sonaba incluso antes de conocerla, cuando simplemente jugábamos a mirarnos desde el otro lado del andén...

En algún momento se rompió el reloj y nos expulsaron del juego. Ahora me miro a mi misma, despojada de coherencia, deambulando como una loca por los pasillos de la residencia, donde intentan prevenir con drogas que me arranque lo que me queda de esta vida...

Pero no pueden impedirlo, Julien, no pueden amaestrarme ni detenerme, no pueden contener la sangre en mis arterias, ni en mis venas, ni en el más pequeño de mis capilares, porque mi vida se diluyó y se coló por un desagüe cuando te fuiste...

Después de ti, sólo quedó el silencio, y tal vez, la sensación insobornable, de que alguna vez me quisiste, y que alguna vez te quise...

y quizás, sólo quizás, de debajo de la almohada, junto a tus fotos y tus cartas, encuentro aquella amapola seca que me regalaste, y me aferro a ella como si fuera la única evidencia de que todo esto no ha sido un sueño...

y quizás
, sólo quizás, sólo por eso, pueda soportar toda la ausencia y todo el dolor que desgrana sobre mis frágiles hombros, esta tortura con ropaje de supervivencia...


Talika

2 comentarios:

Ladelmedio dijo...

Tiene que haber algo que la saque de esa negrura... Nadie debería perder el sentido de su vida por la ausencia de otra persona. No es justo. Tiene que haber esperanza.
Por otro lado, creas unas imágenes maravillosas en tus relatos.
Estoy en ascuas!

neftalí dijo...

te remito a una de mis frases preferidas del principito:

- Y cuando te hayas consolado (siempre se encuentra consuelo)
estarás contento de haberme conocido. Serás siempre mi amigo.
Tendrás ganas de reír conmigo. Y abrirás de vez en
cuando tu ventana, así, por placer... Y tus amigos se
sorprenderán de verte reír al mirar el cielo. Entonces les
dirás: "Sí, las estrellas siempre me hacen reír
!" Y ellos te creerán loco. Te habré jugado una muy mala
pasada...

Y volvió a reír.

...........
pero las cosas llevan su tiempo... A Talika le recetaremos eso, tiempo...

;)