domingo, 3 de febrero de 2008

Mientras quede voz...


¿No habrá ya quien responda a la voz del poeta?
¿Quien mire al corazón sin muros del poeta?
¿Tantas cosas han muerto que no hay más que el poeta?

Cantad alto. Oiréis que oyen otros oídos.
Mirad alto. Veréis que miran otros ojos.
Latid alto. Sabréis que palpita otra sangre.

No es más hondo el poeta en su oscuro subsuelo
encerrado. Su canto asciende a más profundo
cuando, abierto en el aire, ya es de todos los hombres.

R. Alberti.

Y mientras voz nos quede seguiremos buscando y proclamando, sonriendo y dibujando ventanas en la tarde, desde la que mirar el mar, el desierto o la arboleda. No es más hondo el poeta en su oscuro destierro voluntario. No es más alta la voz del que niega al mudo o del que da la espalda al sordo. No es más bella la quimera del que a todos deja por ir tras ella, porque al dejar a todos acaso también se deja... su propio corazón...

Y mientras voz y latidos y canciones, razones y conjuros nos queden seguiremos sembrando la tarde de sonrisas que lluevan sobre las cabezas de todos los que siguen ahí a nuestro lado en alborotado silencio o en recatado jolgorio luchando por la verdad la belleza y la justicia, mano a mano.

Neftalí

3 comentarios:

Una Bruja... dijo...

si es un poeta ded verdad siempre habra alguien que le responda...


y

yo


creo

que

tu


eres

uno

^^

le dejo saludos caballero!

bye bye

neftalí dijo...

;)

Pernelle dijo...

Al poeta no le hacen falta palabras para gritar
ni manos para alzar la voz y dejarse ver o escuchar.
No le hacen falta gestos ni desfachatez ni donosura.

Sólo necesita alma
y ser ciego
para encontrarse en la otredad
y reconocerse.

Saludos cordiales.