viernes, 21 de diciembre de 2007

La gúrtima cena

...me acerco a ver si los reyes me dejaron algo en el portal o debajo del árbol...

Pasarán los días, nos llevarán nos traerán nos adentrarán en las más siniestras de las andaduras. Luego las Leónidas alumbrarán con estruendo de petardos, y en la silueta cenicienta de la luna veremos el reflejo del ojo de la cerradura. Y al abrir seguiremos caminando y conociendo los misteriosos mensajes del sendero....

Pasarán después los cantos y los guiños de los peces. Alguna mañana levantaremos la vista y veremos que nos sabemos. Otros días en cambio desde nuestra potestad tendremos razones justificadas para creernos los dueños del tablero. Y habrá horas en las que no sabremos ni siquiera en que sigue consistiendo el juego.

Pero seguiremos luchando, seguiremos creyendo y aún nos quedará la risa....

Y luego vendrán los caminos que se deshilachan y las bobinas que se rebobinan. Las bombachas y los sombreros con las alas anchas, los "tequieromucho" y las sonrisillas falsas lanzadas desde la otra acera de la plaza. Los besos sinceros y las bolsas de patatas. Lo singular, lo cotidiano, lo retorcido o lo somero, todo irá pasando como quien deshoja margaritas y guarda las hojas en el ojal del monedero...

Pero seguiremos llamándonos y del eco de nuestras voces rozarán precoces los niños del destierro...

Y de pronto un día, en mitad de tanto descalabro y sin más ni más, y de repente, te sientas en la mesa y miras al frente, a la izquierda, a todos lados y comprendes que en mitad de tanto desierto, de vez en cuando y si las migraciones de aves lo permiten, la gente de siempre, la que nunca perdiste, sigue ahí sonriendo y acompañando, como estrellas fugaces o adornos navideños, como pañuelo oportuno para estornudo de nostalgia o como polvos mágicos.

Y de pronto un día, como pasado tresantié o esta jornada, al abrir matinalmente los ojos y al buscar el primer café, descubrirás a tu gente escondida a los pies del árbol o debajo del portal...como un regalo...

y sólo te quedará lanzar una sonrisa que luminice al Sol, y decir
"gracias".

Neftalí

3 comentarios:

Una Bruja... dijo...

"descubrirás a tu gente escondida a los pies del árbol o debajo del portal...como un regalo..."

pues esa frase sin ninguna duda actua como multiplicador por cero a todo lo intuido de los trozos anteriores de este texto..

que sea una linda Navidad!

besos!

Una Bruja... dijo...

y tu no contestas tus post!???
ah??
:P

neftalí dijo...

jajajaa, si mujer, es que las navideñas fiestas...

muchas gracias... y perdona por el retraso...