viernes, 28 de diciembre de 2007

Uno más, uno menos... Otro


Cada cual utilice su método preferido para viajar en el tiempo. Yo, me sigo quedando con el condensador de fluzo, o la capacidad remanente de moverse para seguir estando en el mismo sitio...

Otro más que se va, otro menos. Así como las hojas van cayendo desalojándose del árbol y poblando el suelo, así los meses, las horas los días se van extinguiendo del ahora para ir colmando el baúl y los recuerdos...

Y yo, remero de este reino, que ni se cuando es día, y con diez cañones por banda, y yo pitufo entre los Hunos y bárbaro entre los pitufos, y yo en definitiva, tú, él y todas las personas, me aferro a mi condensadorcito fluciente para entender que todo lo que nos queda es estirar el presente hasta el límite de la honestidad... lo demás no dejan de ser mondadientes mordidos o esquirlas de sangre de cometa... o tal vez instantes de iluminación en los que la consciencia del tiempo se hace más densa, hasta el punto extremo de la felicitación... y por ello, eso...
jajajaj
jajajajaj

(y una risa, que eso nunca está de más)

torra

3 comentarios:

Dulcis-e dijo...

A veces uno cierra los ojos y ni fluzo ni na de na... ya tiene billete de ida y vuelta gratis a dónde quiera.

:) besitos dulces

Una Bruja... dijo...

estirar el presente!
¿como se hace eso?...quiero quiero
un abrazo para ti. ojala este nuevo año no necesites su "condensador de fluzo" para que quieras solo dedicarte y ser feliz con lo de ahora
saludos

neftalí dijo...

un año después...(o simplemente el siguiente)...
tal vez sea eso, el mejor condensador de fluzo es un papel con el dibujo de una caja de plátanos (;p) con un cordero dentro...

o tan sólo eso, cerrar los ojos mirarse hacia dentro y sentir que el reloj no importa...

Gracias y feliz nuevo año

Neftalí