martes, 17 de noviembre de 2009

Tiramisú (Segunda Parte)

Mi padre, antes de perder el habla, me decía: -Tú, hijo mío, no enseñes todo lo que sabes, siempre guárdate un poquito pa ti.

Mi padre, el pobrecito mío, no sabía dos cosas. Una, que a los que nacemos para dar nos va la vida en ello y en la propia entrega está nuestra felicidad. La segunda es que si consigues darte por completo, jjjjjjj, un mana
ntial te surge por dentro y te deja listo y preparado para seguir entregándote, como si fuéramos pozos inagotables a los qué, mientras más agua se nos bebe, más agua nos queda por manar...

Acabo de terminar (bonito contrasentido) los dos tiramisús (y de limpiar la hecatombe post repostería)...

Llevo casi dos años perfeccionando la receta. A raíz de uno bien bueno, casi insuperable que tomé en un restaurante italiano, me dije, no voy a parar de probar fórmulas hasta conseguir uno mejor que éste... y realmente lo conseguí...


Ahora, desoyendo por enésima vez el consejo paterno voy a dejar en el cielo abierto, o este cacho de papel digital, el algoritmo o el método para obtener tan delicioso manjar...
Empecemos:

Ingredien
tes (para 1 tiramisú): 1 tarrina de queso mascarpone (ya no vale del mercadona), 1/2 litro de nata para montar, 3 huevos (L), 1 vaso (200cc aprox) de azúcar, 1 tacita de café, nesquick, un chorrito de ron dulce (en mi caso legendario) y una base de tarta de esta de tres pisos preparada para rellenar, si puede ser sabor chocolate... (aquí como en la pizza el secreto está en masa, jajajaja)

Algoritmo:


para la cr
ema: tres líneas de acción...

-por un lado mascarpone, yemas de los tres
huevos (que habré separado previamente de las claras, obviamente) y medio vaso de azúcar... mezclar a base de cucharazos, hasta conseguir algo semilíquido que si lo prueba ya apunta maneras.

- por otro levantamos las claras al punto de nieve (me compre una turmix nueva que tuviera levantador pensando en mis tiramisús). Ojo, si a las claras le echamos una gotita de limón o de vinagre disminuye la probabilidad de que se corte...

-por otro la nata a la que le echo el medio vaso de azúcar
r
estante y que obviamente monto.

Luego mezclo con cariño las tres cosas y voilá, ya tengo una crema que está de muerte...



Una vez hecho esto, sólo falta lo más sencillo, pongo capa de tarta que impregno con un mejunje resultante de echar a la media taza de café, 5 cucharitas colmadas de nesquick y un chorro generoso de ron, la primera capa que habré puesto en un molde adecuado... A continuación capa de crema, capa de tarta impregnada en mejunje, capa de crema. Por último espolvorear con nesquick por encima...



Los trucos: hacerlo con mucho mucho mucho cariño, y ser pacientes... a la hora de comérselo... a partir de las 24 horas el bizcocho se impregna con el sudor de la nata y la mezcla alcanza una delicia de dimensiones bíblicas.

La innovación: cada vez que lo hagas prueba algo nuevo, o mejora o empeora el resultado... ante lo cual ya sabrás para la siguiente vez. Y
o hoy he utilizado un toque de canela en el mejunje, a ver que nuevo matiz aporta...


Y nada, mañana se quedarán durmiendo en el frigorífico y el miércoles acudirán puntuales a cumplir su destino... si alguien quiere un trozo sólo tiene que pedírmelo...

Torra

2 comentarios:

Lapislázuli dijo...

Queso MASCARPONE bambino!

neftalí dijo...

Lapsus lingüe... i'm sorry ;)